Esta obra está protegida y registrada en Safe Creative

Safe Creative #1001250115192

El caso pendiente

     No es un hecho extraño encontrar atrapada la moralidad más allá de los barrotes ennegrecidos de lo ambiguo. Ella era una mujer casi anciana. Sin duda, no aparentaba su avanzada edad. Pareciera que cuando nadie la observaba, se rebelase fuertemente contra el paso del tiempo, y a pesar de las huellas, reclamos y reproches de éste, podías, en una simple mirada, a cada cincelada, desvelar el modelado de la hermosa joven que dormía dentro.

     No era su primera noche en prisión ni sería la última. Su condena fue tan justa como excesiva. Su delito, cuchilladas de innegable razón ante aquél, a veces conocido, que abusa de los débiles. No se trataba de honrar a su hija, ni siquiera de darle descanso; era un impulso violáceo, un acto heroico cuyo fin fue el de degollar el mal, aún haciéndose, de este modo exterminador, parte de él.

     Tampoco comía carne, no soportaba la crueldad ajena.

     A día de hoy el caso sigue pendiente. 


Poemas otoñales

I


Ha caído el sol y de su eco ya no arde fuego.

Las  hojas se han tornado del color de la tierra

y el soplo del viento se hace gris y fuerte.

El paso del hombre se vuelve lento

pero firme,

y su gesto se torna alicaído,

desgastado.

Los botones de su abrigo se van colando entre la tela

y no dejan frío que deje aún más tirante y seca

la piel de sus manos.



II


La puerta de la ciudad queda abierta y de su soga cuelgan los cadáveres respirando ruido y desorden. Sin duda sobrealimentan mi necesidad de sabor metalizado, a hierro, a sangre, a vacío acompañado de vacío.



III



Se está nublando el día.

Caen sobre tu cabello vestido de otoño

hojas mordidas por el tiempo.

El día se queda quieto, impasible.

Las sombras se esconden tras el sol caduco

y un pájaro llora la dureza desnuda. 

Se nubla el día, se está nublando.

Y amanece el cielo milenario

en la mueca de tu boca. 



La salida del Ocaso



Qué más da decir que no decir nada

si el silencio aguarda

al propio silencio

y  a las palabras.


Ya no pretendo correr entre estatuas de gloria.

Tampoco a mi barco le sopla ya un viento

de aliento austero.


Me limito a no limitarme.

No hallo pasos temerosos

que se muerden el tiempo

siguiendo una línea continua.


Ésta vez me propongo

un despropósito sensato,

tanto como lo es una vida de lluvia.

Anthurium Andreanum

          Como quien tiene hambre de mil años, olfateaba su rostro invisible a la vez que arrancaba con mis rodillas ardientes el candado de su múltiple entrepierna. No era un hombre bello, ni siquiera una mujer hermosa, era ambas cosas pero ninguna de ellas. No cesaba, a causa de esa fuerza mayor con que azota el deseo, de acariciar su dualidad como un todo perfecto, una obra completada en sí misma que me profesaba, correspondiéndome, toda su capacidad de amar. Al tiempo que yo descendía por su piel, me alentaba en morder, con esa suavidad imperceptible con que las aves se besan, sus pezones rosados. La textura de su sexo, a diferencia de otros casos no había padecido mutilación en la niñez, se hinchaba ante mi sola presencia desbocada, abriéndose o creciendo inevitablemente como así siente el alma del anturio.

Mariposa incompleta por el lenguaje




                                                                                     v                u
                                                                          o                                      e
     v                                                               t                                                   l
               u                l        a                  l                                                             a
                         e                      a                                                                          l
                                                                                                                         i  
                                                                                                                     b
                                                                                                                  r
                                                                                                             e
                          q                        r                                                   v
                        u           l         a         o                                         u
                            e                         m                                   e 
                              t                        n                                l
                              e                       i                                      a
                              a                         s                                         s
                             t                            e                                           i
                           o                                j                                         n
e                       r                                     a                                       l      
  t                  m                                            u                             e
       n        e                                                              g         n

Post-it

“¡Buenos días, princesa!”. “Hoy tendremos velas, música e intimidad…”. “Me encanta mirarte mientras duermes”. “Eres mi luna, mi estrella, mi sol”. “Cariño, hoy llegaré antes: Tengo una sorpresa para ti”. “Te quiero”. “Te amo”. “Te pienso…”. “Antes que a ti, olvidaré mi nombre”. “Ha sido toda una suerte encontrarte”. Y así era como notita a notita diaria en la nevera, en la silla, en la cama o en la ropa, se estaban contando la historia de amor más bonita del mundo. 

La casa muerta

Cesa, Oscuridad” –pensó. El mar hervía en luces azuladas velando en calma por las bestias de lo profundo que rodeaban expectantes la tierra de altos y gruesos troncos mostrando éstos sus frutos entre hojas duras. La sospecha no se hacía esperar pues se ocultaba así el infame porte de la prisión.

Canela


La noche se sentía enamorada

La luna aún no había caído para los amantes

Dos vulnerables seres

Tan dispares en su corteza

Y tan iguales en su savia


Se me desvive la piel por tus besos de canela

 
Afrodisíacos

 
Tentáculos para mis sentidos

 
Yo, la presa de tu araña

 
Atrápame

 
Agárrame

 
Y el cigarro se consume en tu harén de las delicias

 
De un fuego de desaflojado sostén

 
Así me pierdo,

 
Para anhelar que me busques

 
Desde un desamparado corazón loco

 
Armonía irresistible de esa droga,

 
El ritmo.


 
Yo soy aquélla

 
Que se enamora de las entrañas de tu esfinge

 
Quizás una quimera

 
O tal vez, el amor.